Asesores del alcalde y concejales atendieron al margen de los funcionarios el teléfono de atención ciudadana

El Partido Popular de Alcoy muestra su rechazo a las prácticas partidistas del PSOE durante los meses de confinamiento por el coronavirus. El portavoz del PP, Enrique Ruiz, cuestiona que fueran concejales del Gobierno y asesores designados a dedo por el alcalde quienes atendiesen el teléfono gratuito de información habilitado durante el estado de alarma. Ruiz no entiende por qué esa función no la realizaron funcionarios, que durante el confinamiento permanecieron en sus casas y a los que ahora el Gobierno reclama la devolución de las horas no trabajadas.

“Es un despropósito no haber aprovechado a los profesionales del Ayuntamiento para ofrecer el servicio de atención directa a los vecinos”, manifiesta Ruiz. “El Ayuntamiento dispone de suficiente personal cualificado para cumplir esa función sin tener que recurrir a miembros del Gobierno que, en teoría, deberían estar trabajando en superar la crisis”, recalca el regidor.

Preguntado por los criterios que siguió para que solo concejales y asesores del PSOE se pusiesen a atender ese servicio, el Gobierno argumenta que se basó en la disponibilidad y el grado del conocimiento general del funcionamiento del Ayuntamiento del personal. Ruiz considera que el argumento cae por su propio peso puesto que los concejales del PP, así como de otras formaciones políticas, se ofrecieron a colaborar desde el primer día en cuanto fuese necesario. “La realidad es que, en un momento en el que los ciudadanos padecían situaciones gravísimas, el PSOE antepuso el interés partidista de atender directamente a los vecinos a poder ofrecerles un servicio a cargo de los grandes profesionales de los que dispone el Ayuntamiento de Alcoy”, lamenta Ruiz.

El PP ya solicitó durante la crisis que el teléfono fuese atendido durante las 24 horas del día y durante los siete días de la semana. El PSOE rechazó esa propuesta y el servicio de atención telefónica solo estuvo activo de 8 a 20 horas de lunes a viernes. El resto de horarios las llamadas eran atendidas por la Policía Local.

El concejal no comprende cómo el Gobierno local “convirtió una crisis sin precedentes en un acto de precampaña electoral”. Ruiz apunta que no fue la única práctica partidista del Gobierno durante el periodo de reclusión. La Concejalía de Cultura improvisó la celebración del Día del Libro anunciando una jornada antes, a través de las redes sociales, el envío de libros a los niños. Con un coste de 17.000 euros, el Ayuntamientos distribuyó 2.209 libros acompañados de una carta personal del alcalde. “Antonio Francés ha utilizado recursos públicos para reforzar su campaña de promoción. Ya le hemos reprochado al Gobierno que sobraba esa carta, porque induce a pensar que el regalo del libro es del alcalde y no del Ayuntamiento”, subraya Ruiz. El portavoz del PP lamenta que el Gobierno se dedique a gestionar sus intereses electorales en lugar de gestionar los de todos los alcoyanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies