Brillar por su ausencia, siempre es decadencia

Muy triste me parece que un pleno municipal destaque más por la ausencia de asuntos que por su presencia. Y es que la incapacidad para gestionar a la que nos tiene acostumbrados este gobierno, ha hecho que este mes centre mi artículo, sobre el pleno, en esta cuestión.

Ya se ha convertido en habitual que los plenos vayan vacíos de contenido, y que tengan que ser las mociones presentadas por los grupos de la oposición las que ocupen el 95 % de su tiempo. Pero en el pleno de julio se dio una situación que ya roza el ridículo.

Dos temas se quedaron fuera del orden del día porque no se habían podido completar en tiempo y forma. Pero lo más grave llegó cuando el alcalde tuvo que retirar otros 6 puntos que sí se habían incluido en el orden del día pero que, según su escueta explicación, plantetaban alguna duda.

Asuntos tan importantes como la delegación de competencias por parte de la Consellería de Educación al Ayuntamiento de Alcoy que permitirá la mejora de 4 centros educativos. Un trámite que llega al pleno con varios meses de retraso, desde que en 2017 la Consellería lo presentara a bombo y platillo. Pero también otros asuntos como la Aprobación del Plan Municipal de la Infancia y la Adolescencia que después de haberse aprobado por unanimidad en la comisión informativa, con el respaldo de todos los grupos políticos, fue retirado a última hora por el alcalde.

Todo ésto ha hecho que se haya tenido que convocar un pleno extraordinario en agosto, que además de retrasar la tramitación de los asuntos en cuestión, ha conllevado un gasto innecesario, al margen de que algún funcionario haya tenido que trastocar sus planes vacacionales.

Pero no acabaron aquí los despropósitos del gobierno socialista en este pleno. Otro de los asuntos que aparecía reflejado en el orden del día, llegaba con dictamen desfavorable de la comisión informativa. Algo inusual, pero el tema en cuestión lo pedía a gritos: el pago de unas facturas por trabajos realizados en 2015.

Unos trabajos que se realizaron sin contrato y sin dotación presupuestaria, saltándose a la torera el procedimiento administrativo y que ha generado unos graves, gravísimos, perjuicios a la empresa que realizó los trabajos. Una empresa que siempre ha tenido un trato exquisito con este Ayuntamiento y que no merece que por culpa de una mala gestión de sus gobernantes se le haya retrasado el pago de unos 15.000 euros durante más de 3 años. No hay derecho.

En esta ocasión, y esperemos que no sirva de precedente, las ausencias acapararon el protagonismo en el pleno. Tan sólo llego a debate una moción: la presentada por el Partido Popular sobre el trasvase Tajo-Segura.

Una moción, que como tantas veces ha pedido la izquierda, incluso para personas que están a miles de kilómetros de nuestra ciudad, tiene su base en la solidaridad, en este caso con aquellos que dependen de esta infraestructura como medio de vida.

Pues bien, cosas de la vida, Guanyar Alcoi, con su particular forma de aplicar la solidaridad, votó en contra de la moción, aduciendo argumentos tan inconsistentes como que las administraciones y agricultores alicantinos no se habían preocupado de optimizar sus sistemas de regadíos. Por unos instantes, como si de una alucinación se tratara, el señor Sanfrancisco me pareció un vecino de Villarrobledo hablando valenciano. Y digo yo, en Castilla la Mancha ya tienen a sus políticos para que los defiendan, no hace falta que lo haga Guanyar Alcoi.

Peor lo pasó la representante de Compromís, que tras manifestar claramente estar en contra de los trasvases, tuvo que votar a favor de la moción “con la nariz tapada” como ella mismo manifestó. Y es que los votos son los votos y ya se acercan las elecciones. Y en eso de decir lo que la gente quiere oír tengo que reconocer que en Compromís son insuperables. Por su parte, el Psoe también apoyó la moción del Partido Popular, no sin antes hablar de su gran referente, JL Rodríguez Zapatero, y su gran logro, las desaladoras.

Esto fue lo que dio de sí el pleno ordinario de julio. Les espero de nuevo a la vuelta del verano para seguir contando desde mi punto de vista lo que ocurra en los 9 plenos ordinarios que le quedan a la legislatura. Hasta entonces, disfruten de un feliz verano.

opinión de Rafa Miró

Rafa Miró es portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Alcoy

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies