Se nos ha acusado de ser “cansinos” e incluso de “no dar la bienvenida” a quienes “rectifican” y vienen a las filas de quienes defendemos la Prisión Permanente Rrevisable, pero éste es un planteamiento erróneo

Se ha escrito y dicho mucho sobre la prisión permanente revisable, pero parece que nadie sabe exactamente qué ha pasado; y es importante saberlo. Es importante porque no se puede defender una cosa y la contraria sin, al menos, ruborizarse, aunque sea un poco.

Más del 88% de los votantes del PSOE está en 2018 a favor de que los delincuentes condenados por crímenes execrables cumplan una pena prevista en nuestro ordenamiento, constitucional, que cuenta con el aval del Consejo de Estado, en dos ocasiones, y que existe en la práctica totalidad de países de nuestro entorno. Eso es algo que el PSOE tendrá que hacerse mirar.

Son más que los votantes del PP que apoyan la prisión permanente revisable, que en 2018 es del 75%, un 66% entre las filas de Podemos. ¿Y Ciudadanos, qué ocurre con Ciudadanos?, un 80% apoya esta pena, introducida en solitario por el PP en la Ley Orgánica de reforma del Código Penal en 2015.

Se nos ha acusado, al PARTIDO POPULAR, de ser “cansinos” e incluso de “no dar la bienvenida” a quienes “rectifican” y vienen a las filas de quienes defendemos esta pena. Pero éste es un planteamiento erróneo.

Quienes nos acusan de cansinos, son precisamente quienes hicieron posible que la prisión permanente esté en vías de ser derogada. Ciudadanos conoce sobradamente la aritmética parlamentaria, y sabe perfectamente que, con sus votos y los nuestros, no va a resultar posible frenar la derogación.

Cuando el PNV presentó al Pleno del Congreso su iniciativa para la derogación, podría haberse parado en ese momento si Ciudadanos así lo hubiera querido. Pero no quiso. No estaríamos hablando de derogar la prisión permanente revisable en contra de lo que realmente quieren los españoles. Y ello es así porque en aquel pleno los 17 diputados independentistas catalanes de Esquerra Republicana y PdeCat no estaban presentes, y los votos de PP, UPN, Foro Asturias y Ciudadanos habrían sido suficientes para que la iniciativa no prosperara y esto no habría seguido adelante.

Pero no fue así porque Ciudadanos y PP no son lo mismo, pese a lo que se diga desde la izquierda. No puede ser nunca lo mismo quien ha mantenido siempre su postura, que, quien facilita la derogación y, cuando ve que no le da buen resultado en la encuesta, cambia de posición, aunque ya no sirva para nada. No puede ser lo mismo.

Pues lo dicho, #EstamosAquíPorRivera

 

Mª Dolores Alba Mullor Diputada del Grupo Parlamentario Popular por Alicante

Mª Dolores Alba Mullor es Diputada del Grupo Parlamentario Popular por Alicante

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies